Ago 16

Confianza: fans y seguidores de las redes se convierten en clientes

La venta de productos o servicios se realizan en espacios muy determinados y variados. Si antes bastaba un encuentro en la barra de un bar y la firma de un contrato en una servilleta ahora la posibilidad de vender online, además de en una tienda o despacho físico, es una realidad. Pero en todos los casos, es esencial conseguir la confianza de los clientes.

Y en adquirir esa confianza hoy pueden ayudarnos de forma muy significativa las redes sociales. Pero tengamos venta-redes-socialesalgo claro: las redes sociales no sirven en sí mismas para vender de manera directa, o al menos no están concebidas para eso. Es un lugar donde puedes (y debes) mostrar tus productos pero nunca será el sustituto de una tienda online con su correspondiente y segura pasarela de pago o una tienda física con su caja registradora o datáfono. Para lo que sí sirven las redes sociales es para captar la atención de personas que en un momento determinado podemos convertir en clientes y consumidores de nuestros productos. Es lo que llamábamos al principio ‘confianza’. Con ella, los miembros de nuestras redes puede que no estén interesados hoy en comprar lo que les ofrecemos, pero seguro que si hemos sabido captar su atención, si les hemos aportado contenidos de calidad, cuando necesiten servicios o productos similares a los que nosotros ofrecemos, nos elegirán sin dudarlo.

Hay distintas fases por las que nuestros seguidores y fans deben pasar hasta que se convierten en clientes.

A la primera podríamos llamarla de captación. La persona no nos conoce. Así que hay que llegar a él. Lo haremos creando tráfico cualificado y para eso nuestra web y blog son esenciales. Buscaremos siempre personas o empresas que puedan tener algún interés en la actividad que nosotros desarrollamos.

A la segunda de las fases, la llamaremos de fidelización. Ya han llegado a nosotros, ¿cómo les demostramos que pueden confiar en nosotros y en lo que les ofrecemos? A través de la calidad de nuestros contenidos, de la agilidad en nuestras respuestas, de nuestra interacción, de la capacidad de resolver dudas y conflictos de otros clientes.

Y llegamos a la tercera fase: nuestros seguidores y fans se convierten en clientes. Es el momento de conseguir sus datos para poder establecer un contacto más directo. Y eso se consigue por iniciativa del cliente o por propuestas nuestras en las que a través de concursos, sorteos, promociones, descargas gratuitas… podemos obtener sus datos, preferentemente sus correos electrónicos a través de los cuales podemos enviar nuestras ofertas y establecer un contacto directo.

En la cuarta fase se produce la venta. Es esencial dirigir a nuestro cliente a nuestra tienda física u online porque como ya hemos comentado antes no es en las redes sociales donde se produce la venta.

De este modo, con un trabajo ordenado y programado podemos conseguir que personas que nunca habían oído hablar de nosotros y de nuestros productos o servicios se conviertan en clientes fieles.

 ******************************************************************************************************************
Nos interesa conocer tu opinión sobre este artículo, por favor deja tus comentarios y si te ha parecido interesante, compártelo en Facebook o en tu red social favorita.
******************************************************************************************************************

 


 

Deja un comentario

Your email address will not be published.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies